La Palabra de Dios: Creemos que la Biblia es la Palabra inspirada por Dios, la máxima autoridad, regla y práctica de fe para todos los cristianos digna de total confianza. (2 Timoteo 3:16)

La Presencia Manifiesta de Dios: Exaltar y gozar de la presencia de Dios es nuestra pasión como Iglesia. Creemos que hay una presencia de Dios disponible para su pueblo mientras se sigue el patrón de adoración basado en el libro de los Salmos. (Salmos 22:3)

La Actividad del Espíritu Santo: Tanto en la Iglesia como en nuestra vida personal, damos la bienvenida al mover del Espíritu Santo. El bautismo en el Espíritu Santo y los dones del Espíritu son parte de nuestro sistema básico de creencias. (1 Corintios 12-14)

Alabanza y Adoración Espontánea y Dinámica: La respuesta del creyente hacia la presencia de Dios puede ser expresada libremente a través del aplauso, el canto, la danza, levantando las manos y cantando cánticos nuevos que nunca antes se habían oído para el Señor. (Efesios 5: 18-19).

La Familia: Expresamos este compromiso con un énfasis fuerte hacia la familia a través de la predicación, la enseñanza, consejería y diferentes ministerios y actividades para todas las edades. (Efesios 5:22 6:4)

La Santidad de Dios: La Santidad no es algo externo o expresado a través del legalismo, sino una verdadera limpieza interna del creyente a través del Poder del Espíritu Santo como una evidencia del Carácter, y Conducta Cristiana. El fruto se reconoce fácilmente. (Hebreos 12:14)

Oración y ayuno: Este principio de oración y ayuno creemos es el motor o fuente de poder para la vida de la Iglesia. La oración y el ayuno individual tanto como corporal son básicos para todo creyente. (2 Crónicas 7:14, Santiago 5:16).

Excelencia: Creemos que Dios se merece lo mejor que le podamos ofrecer; es por eso que buscamos mantener un alto grado de excelencia en todo lo que hacemos que tenga conexión con la obra de Dios. (Éxodo 31: 3 – 11).

Relaciones interpersonales: Amarnos los unos a los otros y desarrollarnos en los propósitos de Dios para nuestras vidas es nuestra meta, intentamos hacer esto practico a través de pequeños grupos llamados grupos V.I.D.A. (Visión Integral de Discipulado y Alcance) donde cada creyente es desarrollado y se le anima a encontrar el plan de Dios para su vida. (Hechos 2:46)

Integridad: No hay ningún substituto para el buen carácter. Mantenemos este valor en muy alta estima y filtramos todos los otros valores a través de éste. Verticalidad, confianza y transparencia son nuestras mejores piedras fundamentales. (2 Timoteo 2:2; tito 1:6)

Evangelismo: Hemos sido llamados a ser la sal y la luz de la tierra en la cultura en que vivimos. Hemos sido llamados a predicar el evangelio primero en nuestra, ciudad, y después a todas las naciones de la tierra. Las áreas políticas, educacionales y sociales deben ser penetradas por el Espíritu de Dios y su Palabra. (Mateo 5:13 – 14; 28: 19-20)

El Principio de la Unidad: No uniformidad sino Unidad de Espíritu y principio. La unidad se puede expresar en una variedad de maneras pero manteniendo los mismos principios y convicciones para caminar juntos y lograr nuestra visión. (Juan 17:21)